B.S.O. Ceca de tu casa – Sílvia Pérez Cruz

El segundo día por el desierto iba a ser el más tranquilo. Después de bajar del Erta Ale pusimos dirección al norte con destino a Dallol.

Camellos-04

Hablando en la guest house.

La noche la pasaríamos en una guest house en Uaideddo, un pequeño oasis dentro de este desierto donde pudimos darnos una ducha y descansar tomando cerveza fría con nuestros compañeros de viaje.

Camellos-11

Una casa del camino.

Digamos que es una descanso entre la visita al volcán y a la zona de Dallol. A la mañana siguiente pusimos rumbo a Hamed Ela, el poblado más cercano a la zona de Dallol.

Camellos-19

Descanso para comer.

Llegamos sobre las 5 de la tarde y hacia un calor terrible, estábamos a unos 40 grados y la noche, otra vez a la intemperie, prometía ser calentita calentita… Dejamos las mochilas en nuestros catres y tras descansar nos fuimos a ver las primeras caravanas de camellos transportando sal.

Camellos-39

La suit con vista a las estrellas.

Camellos-34

Hamed Ela

Es impresionante ver a la gente, que después de trabajar todo el día bajo el sol, todavía tiene que transportar la sal a los poblados cercanos en un viaje que dura un par de días.

Camellos-40

Caravana de camellos.

Camellos-55

Caravana de camellos.

Camellos-59

Caravana de camellos.

Continuamos nuestro camino hasta llegar al salar del lago Essale, una gran extensión de sal cubierta por una fina capa de agua. Allí pudimos disfrutar del atardecer y de unos licores locales que nos sirvieron a modo de degustación.

Camellos-103

El salar.

Camellos-107

Atardecer en el salar.

Camellos-125

Un mar de tranquilidad.

La luz que teníamos en el atardecer y los reflejos que se formaban en la fina capa de agua hacia que tuviéramos unas vistas espectaculares.

Camellos-132

Se pone el sol.

Camellos-137

Finalizando el día.

Finalmente volvimos a Hamed Ela, cenamos y fuimos a por cerveza caliente a la base militar que había cerca. Con el calor que hacia era imposible enfriar nada.

Podéis ver todas las fotos en este álbum de Flickr.

 

Deja un comentario