El agua pura de Kiyomizu-dera

B.S.O. Animal Heart – Nina Persson

 

Kiyomizu-dera quizá sea el conjunto de templos más famoso y una visita casi obligada en un viaje a Kioto. Eso si, si vais con niños prepararos para subir cuestas y escaleras, aunque el esfuerzo merece la pena.

Japon-110

Alegre vendedor.

Japon-112

Una calle concurrida.

Japon-115

Alegres japonesas.

Japon-119

Posando con sus mejores galas.

Nosotros como íbamos con el carro de Quim lo dejamos aparcado en un rincón para poder disfrutar de los templos de manera más cómoda. Ya veis las escaleras que hay y estas son del principio.

Japon-120

Subiendo a los templos.

Japon-124

Las tablas de madera ‘Ema’, para pedir los deseos.

Japon-125

Pagoda.

Desde lo alto de todo se puede disfrutar de unas vistas muy bonitas de Kioto, ademas de descansar y ponerse un rato a la sombre si hace mucho calor.

Japon-130

Kioto y su torre.

Japon-131

Momento de oración.

Japon-135

Quim eligiendo Ema.

Japon-132

Silencio, se ora.

Japon-144

El templo y la pagoda.

Si recorremos el camino más o menos establecido al final llegamos a las tres fuentes. Según se comenta tienen propiedades curativas pero no bebáis de las tres que está mal visto.

Japon-149

Las tres fuentes de la cascada Otowa-no-taki.

Como he dicho Kiyomizu-dera se merece una visita obligada así que a pesar de la cantidad de gente que suele haber es un buen lugar para perderse en algún rincón a meditar o contemplar las vistas que nos ofrece.

Deja un comentario

1 comment

  1. Pingback: Bitacoras.com