Erta Ale, la montaña humeante

B.S.O. Lazarus – David Bowie

Llegamos al plato fuerte del viaje, adentrarnos en la depresión del Danakil, la zona habitada más inhóspita del mundo. Un recorrido estandar por la depresion del Danakil consta de tres noches, una de ellas a pocos metros del cráter del volcán Erta Ale.

Erta-01

Ciudad Afar

Nos juntamos unas 40 personas, guías y conductores incluidos, en el punto de salida en Mekele. Cargamos los coches con agua y lo necesario para pasar los próximos días y pusimos rumbo al Erta Ale.

Erta-03

Terreno Volcánico

Recorremos varios pueblos de gente Afar, la etnia que vive en la depresión del Danakil y pronto nos damos cuenta de las condiciones de vida de esta gente. Sobre todo la gente más alejada de los grandes poblados. Chabolas construidas entre rocas volcánicas a más de 40 grados de temperatura.

Erta-11

Pinchazo!! Al pobre Adis le pasa de todo.

La última parte del recorrido es la más lenta ya que no existe carretera y transcurre por un camino de piedra volcánica. Para recorrer 12 km tardamos una hora de coche hasta que llegamos a Dodom, el campamento base desde donde saldremos al volcán.

Erta-14

Niño Afar se acerca a ver si puede ayudar.

Llegamos sobre las 17 horas a Dodom por lo que tenemos una hora hasta que se vaya el sol para descansar y prepararnos para pasar la noche. Para subir al volcan se tarda unas tres horas, a oscuras por un camino bastante accesible y nada complicado. Sobre todo después de llevar 7 días por las montañas etíopes.

Erta-18

Dodom, campamento base a 3 horas del Erta Ale

En serio, la subida no es muy dura, quizás un poco más exigente al final pero nada fuera de lo normal. Con nosotros venia gente mayor que lo completaron sin mayor complicación y descansando de vez en cuando.

Erta-22

Cuando se ponga el sol podremos empezar la subida.

A medidas que subimos vamos observando como el reflejo rojo de la lava se mezcla con la negra noche y las estrellas. Un espectáculo que nos adelanta lo que nos encontraremos en la subida. Por el camino entablamos amistad con el resto de expedicionarios 🙂

Erta-23

Pequeño descanso durante la subida.

El cubano que vive en Miami, el colombiano que vive en Alemania y lleva un mes recorriendo Etiopía, la alemana que viene de Sri Lanka, las cooperantes americanas que trabajan en Nairobi, los tres estudiantes japoneses… Toda una mezcla de personajes con los que compartiremos los próximos días.

Erta-27

Algo se está cociendo ahí arriba

Finalmente llegamos arriba del todo, al campamento donde pasaremos la noche, a unos 100 metros del cráter de lava. Descansamos, retomamos fuerzas y nos asomamos para ver desde las distancia el cráter de lava. Ya nos damos cuenta que estamos en un lugar único, maravilloso y a punto de vivir una experiencia que tardaremos de olvidar.

Erta-39

El cráter.

Empezamos el camino hasta el cráter, el suelo que pisamos es lava solidificada que se va rompiendo a nuestro paso. Nos fácil caminar por esta superficie pero vamos sorteando los trozos rotos y agujeros hasta que llegamos al borde del cráter.

Erta-28

Nuestra primera visión directa del cráter.

A unos 3 metros de distancia tenemos la lava burbujeante del Erta Ale. Es algo que ni con fotos ni con vídeo se puede explicar. La sensación de calor, el olor asfixiante de azufre, el ruido de la lava, burbujas de lava explotando…

Erta-54

Al borde del cráter.

Estamos viendo a la naturaleza en todo su esplendor. Un espectáculo natural difícilmente comparable con algo que hayamos visto anteriormente. Una experiencia única.

Erta-63

Mi mejor pose a las 5 de la mañana.

Estamos durante más de una hora tomando fotos, haciendo vídeos, contemplando en silencio la maravilla que tenemos delante de nuestros ojos. La gente va volviendo poco a poco al campamento, nosotros no queremos que este momento se acaba nunca.

Erta-71

El cráter del cráter.

Una vez de vuelta en el campamento cenamos y nos acostamos teniendo las estrellas como techo. Una manera increible de terminar el dia y recuperar fuerzas ya que a las 4:30 de la mañana nos levantaremos para contemplar el Erta Ale al amanecer.

Erta-74

Descenso.

Podéis ver todas las fotos en este álbum de Flickr.

 

 

 

Deja un comentario

1 comment

  1. Pingback: Camellos y sal – La Brújula Inquieta