Riviera Maya (Mexico) 22-2-2009

Nuestro segundo día empezaba muy temprano, ya que por culpa del jetlag y a pesar de haber dormido poco, sobre las 6:30 de la mañana ya estábamos todos despiertos. Así que nos fuimos a dar buena cuenta del buffet. El desayuno, pues ya os lo podéis imaginar, toda cantidad de comida que te apetezca, tortitas, tortillas, beicon, zumos varios (naturales y muy buenos), bollería, etc, vamos lo que se llama un desayuno completito.

Después del desayuno nos fuimos a la reunión que teníamos con el tour operador, en teoría para concretar el vuelo de vuelta y la hora de salida del hotel pero realmente es para que te vendan sus excursiones. Yo en un principio no quería ir a la reunión pero en vista de que los únicos asistentes seriamos nosotros al final decidimos ir. Al principio nos dijo la hora a la que nos recogerían el día de la salida, nos estuvo contando algunos datos prácticos para nuestra estancia en la Riviera Maya y finalmente empezó con las excursiones. Lo primero que dijo fue que no alquiláramos un coche ya que es muy peligroso porque no hay seguro a todo riesgo como en España, que es un peligro conducir por carreteras que no conoces y que las agencias de alquiler de coches te estafaban y te cobraban reparaciones que no te correspondían. Claro después de esto empieza a contarte sus excursiones y las contratarías todas pero nosotros como ya íbamos sobre aviso pues le dijimos que no queríamos contratar ninguna, que solo queríamos sol y playa nada de ruinas mayas ni cenotes varios. Ya os podéis imaginar la cara que puso jejeje. Bueno quedamos con el que nos lo pensaríamos y si decidíamos ir a alguna excursión ya le avisaríamos.

Así que nos levantamos y nos fuimos directamente a alquilar el coche. En el hotel, en las recepciones del Collonial y del Riviera hay dos mostradores de Europcar donde puedes alquilar los coches. Pedimos presupuesto y nos pedían 120$/día por una Chrysler Voyager con seguro a todo riesgo incluido (Si el mismo que el de Travelplan decía que no existía en México). En Playa del Carmen los precios son menores pero por tener la comodidad de devolver el coche directamente en el hotel decidimos alquilarlo aquí. Para que os hagáis una idea 120$ por persona es lo que nos pedían por una excursión de Travelplan.

Bueno ya teníamos coche para los dos primeros días pero para el tercero como queríamos ir a Sian Ka’an necesitábamos un todo terreno. Alquilamos una Dodge Durango 4×4 por 160$ con el seguro a todo riego incluido. Finalizado el trámite nos dijo que pasáramos sobre las 5 que ya tendríamos la Chrysler Voyager, que las horas de esa tarde no nos las cobraba. Así que como ya lo teníamos todo claro nos fuimos a la playa.

Y en la playa pues lo de siempre, bañito en el mar, unas pocas de piñas coladas para refrescarse y tumbarse al sol a ver crecer las plantas. El único problema que tenía la playa es que al haber muchos arrecifes hay algunas zonas de la playa que están llenas de piedras. La mejor zona para bañarse es la que hay en delante del hotel Kantenah que es la que más limpia de piedras está.

Antes de comer fuimos a bañarnos en la piscina. En la piscina es donde está la animación del hotel, es decir donde hacen varios concursos y algunas clases de baile para amenizar el baño.

Después de comer unos decidieron seguir en la piscina y otros descansar en la habitación, y es que esto de estar de vacaciones en el caribe es agotador jejeje.

Quedamos todos a las 6 de la tarde para aproximarnos al mundo de la conducción en México e ir en coche a Playa del Carmen. Lo de la conducción, estupendo por que la carretera que une Tulum con Playa del Carmen es recta y esta todo muy bien indicado. Una vez en Playa del Carmen aparcamos el coche y fuimos paseando hasta la Quinta Avenida, que es donde están todas las tiendas y restaurantes de moda. También son las tiendas y restaurantes más caros por lo que si queréis comprar lo mejor es que busquéis por las calles cercanas a la Quinta Avenida que también hay tiendas y restaurantes a mejor precio.

A la hora de cenar nos volvimos al hotel ya que queríamos ir a cenar al restaurante japonés. Para cenar tienes varias opciones, ir a uno de los buffets donde cada noche cambian el tipo de comida que sirven o ir a los restaurantes a la carta que hay repartidos por todo el hotel. Estos restaurantes son de distintas nacionalidades, hay un restaurante americano, un brasileño, un mexicano… La primera noche decidimos ir al japonés y la verdad es que fue de los que más nos gustó. Además teníamos un ‘show cooking’, es decir, que nuestra mesa tenía una plancha de cocina delante de nosotros donde nos preparaban la cena.

Después de cenar nos tomamos el chupito de tequila de rigor y nos fuimos a dormir que al día siguiente teníamos la primera excursión Coba y Tulum.

Deja un comentario

4 comments

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. ¡Qué alegría ver que lo estás pasando tan bien en México! ¿Conoce otras partes de mi país? La verdad es que Cancún es muy diferente al resto.
    Te estaré leyendo, Besos

  3. Hola Ximena, bienvenida a la Brújula Inquieta. Muy a pesar mío el verbo es ‘lo estábamos pasando tan bien’ jejeje ya que lo bueno se acaba pronto y solo estuvimos una semana, aun que nos hubiéramos quedado un mes por lo menos. Era la primera vez que estábamos en México y nos gustó mucho y de momento es la única zona de Mexico que conocemos, espero algún dia conocer otra parte de México.
    Un saludo y bienvenida de nuevo.

  4. Pingback: Riviera Maya (Mexico) 26-2-2009 | La Brújula Inquieta